Julia, de pequeña, siempre quiso ser veterinaria, pero con 20 años, se marchó a Nueva York junto a sus hermanos, para intentar labrarse una carrera como actriz. Tras algunos pequeños papeles, le llegó su primera gran oportunidad en 1989.