En 1901, un grupo de nacionalistas irlandeses decide asestar un golpe al Gobierno británico, atracando el Banco de Inglaterra. Para ello, elaboran un complicado plan para acceder al sótano de la entidad a través de una cloaca.