Mia Farrow tenía una hija adoptiva de una anterior relación, Soon-Yi Previn. En 1992 Farrow descubrió fotos de Soon-Yi desnuda, tomadas por Allen, que mantenía una relación con la joven. Mia Farrow llevó a juicio a Allen y obtuvo la custodia de sus tres hijos, mientras que el director seguiría adelante con Soon-Yi como pareja.