En 2006 Christian se pone a las órdenes del director alemán Werner Herzog. El actor da vida a Dieter Dengler, un piloto americano que, tras ser derribado, pasó varios meses en un campo de prisioneros de Laos. Este papel fue otro reto para Bale, que en sólo unos meses tuvo que pasar de un físico normal al demacrado aspecto de un prisionero de guerra. Esta vez tuvo suficiente con adelgazar hasta los 60 kilos.