A finales de 2010 y ya liberado de la dirección de El Hobbit (que pasaba a Peter Jackson), Guillermo del Toro pone en marcha su proyecto más deseado: adaptar En Las Montañas de la Locura, de H.P. Lovecraft. Se trataría de una película de época, oscura, para adultos y sin ningún tipo de romance. Es decir, sin atractivo para las grandes productoras, por lo que, a pesar de contar con el apoyo financiero de James Cameron, Universal rechazó la adaptación.