Los responsables de esta película de suspense tuvieron claras sus prioridades. ¿Denise Richards y Neve Campbell dándose el lote en una piscina? Por supuesto. ¿Un guión creíble y sin fisuras? ¡No hace falta!