Así de efusivos celebraron el actor Ryan Gosling y su director Nicolas Winding el premio a la mejor dirección.