Pobre Danny Torrance. Por si no fuese bastante malo tener un padre abusivo, encima debe soportar que haya perdido la cabeza y trate de matarles a él y a su madre. El remate lo ponen los fantasmas de su hogar, el Hotel Overlook, especialmente el de dos niñas asesinadas que se le aparecen para ?jugar con él?.