Alien, el octavo pasajero  1979  - 12 (20th Century Fox)

Larger image

La primera obra maestra de Ridley Scott tenía una computadora, "Madre", como guía intergaláctica de estos "camioneros del espacio" que se topan con un ser que termina siendo el habitante número 8 de su nave. Con lo que la tripulación no contaba, tampoco, era con la sorpresa de tener un androide algo inestable a bordo: Ash (Ian Holm), el oficial científico, que se transforma en una amenaza más al querer mantener con vida al organismo extraterrestre a toda costa. Todo ello, siempre, bajo las órdenes de una temible compañía superiora (Weyland-Yutani) que utiliza a sus trabajadores como "tripulación sacrificable" en aras de conseguir el organismo perfecto de destrucción. En las siguientes entregas de la saga, la nada menor 'Aliens: el regreso' (1986), el androide de la compañía se torna en todo bondad (un genial Lance Henricksen como Bishop) y hasta Winona Ryder, como Annalee Call, llegó a tomar el relevo de autómata de sangre lechosa en 'Alien: Resurrección'.