De su etapa en 'Cuestión de sexo', Ana recuerda: "Tuve una suerte bestial, porque perfectamente ellos podrían cobrar por dar clases."