Sea por su estilo juvenil o por cuidados estéticos, lo cierto es que Gwen mantiene ese aire de chica pícara que la hizo famosa. En cambio la actriz de Anatomía de Grey parece más ajada de lo que deberia a su edad.