La figura esquelética de la actriz siempre ha evocado el recuerdo de una enferma de anorexia en sus peores momentos. Ella siempre lo ha negado y asegura que come muchísimo pero que tiene un metabolismo muy rápido. Si eso es cierto ¿por qué la hemos visto muchos más recuperada en sus últimas apariciones?