La Chica Dorada afirma que también conoció el calor de un barón muy pronto. Nunca ha concretado la edad, pero dio pistas en una entrevista: “Era muy pequeñita. No me habían crecido ni los pechos. Tenía más cuerpo de niña que de mujer”. Eso sí, la mexicana no se arrepiente de su experiencia: “Fue con el chavo adecuado y lo disfruté muchísimo”.