El Museo de Cera de Madrid ha incluido entre sus huéspedes al héroe de la Eurocopa, a Fernando Torres, que, a golpe de balón, ha roto más de un corazón en su andadura y se ha impuesto como sex symbol entre la afición británica.