La cada vez más popular Katherine Heigl también dejó boquiabierto al público que asistía a la ceremonia de entrega de los Oscar de 2008. La actriz se decantó por un impresionante vestido rojo, ajustado y con cola de Escada que dejaba uno de sus hombros al descubierto.