Para este disfraz hace falta muy poco. Puedes convertirte en el perfecto Adán o Eva con unas hojas grandes cogidas de algún árbol o fabricadas en cartulina. Aunque hay una pega: ¡este disfraz no es to para frioleros!