El clásico juego de Nintendo dió el salto a la pantalla... y casi se defenestra. Bob Hoskins y Dennis Hopper protagonizan una adaptación con demasiadas libertades: entorno futurista, Koopa es un mafioso, Mario salta gracias a botas biónicas... ¡Terrible! El típico producto de comienzo de los 90.