Entre los más vetados no podía faltar Marilyn Manson. En algunos países han querido incluso practicarle un exorcismo, ya que consideran que tanto su música como él mismo son diabólicos e incitan a los jóvenes al pecado. Su disco Holy Wood fue vendido con una carátula negra pues la original, con un Manson-Cristo crucificado, fue censurada.