De principio a fin, este tema de Deep Purple es la canción perfecta para viajar. El solo de guitarra de Ritchie Blackmore en esta canción es considerado uno de los mejores de la historia de la música rock. Frenético canto a la autopista, que sirvió durante décadas para abir los conciertos de Deep Purple.