En los 80 Bon Jovi fue presencia habitual en los pósters y carpetas de millones de adolescentes. Hoy día se acerca a los 50 y es un ejemplo de cómo envejecer bien.