Como líder de Aerosmith, Tyler ha tenido la vida de una autentica estrella del rock. Sus problemas con las drogas hicieron que la madre de su hija Liv le dijera a ésta que su padre era otro rockero, Todd Rundgren. Liv Tyler descubrió la verdad a los nueve años al notar su enorme parecido con Mia, la otra hija de Steven Tyler.