La iglesia de Newark tiene una capacidad de 1.500 personas, aunque el funeral, retransmitido al mundo por Internet, aunará a millones de fieles seguidores.