Bobbi Kristina, la hija de Whitney Houston, llegó el viernes junto con su familia a Newark. La joven tuvo que ser hospitalizada el pasado sábado por un ataque de ansiedad cuando conoció la terrible noticia.